¿Cómo puede ayudarnos en nuestra práctica deportiva?

En los últimos años, mucho se está oyendo hablar de mindfulness, de la atención plena, del aquí y el ahora…y al respecto hay infinidad de información, mucha de ella de gran ayuda, pero otro tanto quizás un poco alejada de su verdadero significado. La práctica de mindfulness no debe tomarse como una simple moda o como una “práctica más”. Lejos de eso, el mindfulness es un proceso transformador, de cambio, una manera consciente de relacionarnos con nosotros mismos, con nuestros pensamientos, sentimientos y emociones, que nos llevará también a cambiar nuestra relación con el entorno que nos rodea. 

Atendiendo a su origen, el mindfulness no es una práctica novedosa. Es una enseñanza que proviene del budismo, cuyo término es una traducción al inglés de la palabra sati,en pali (idioma en el que se registraron las enseñanzas de Buda) y significa atención plena, atención consciente, conciencia plena o pura. En occidente, su introducción vino de la mano del Doctor en biología molecular, Jon Kabat-Zinn, que a finales de los años 70 fundó la Clínica de Reducción del Estrés en la Universidad de Massachusetts, proponiendo un uso de la atención plena en el ámbito clínico como una herramienta que permitiera llegar a objetivos terapéuticos, creando e implementando un programa de 8 semanas denominado MBSR (Mindfulness Based Stress Reduccion) o mindfulness basando en la reducción del estrés, con el objetivo de tomar los elementos terapéuticamente útiles de la meditación, investigarlos y potenciarlos en el ámbito de la ciencia aplicada. 

La definición que da Jon Kabat-Zinn de mindfulness es “la conciencia que surge al prestar atención deliberadamente al momento presente, sin juicio, momento a momento”. 

Por lo tanto, basándonos en esta definición, observamos que la práctica de mindfulness supone un cambio de conciencia como resultado de la atención deliberada al momento presente, es decir, prestando atención saliendo de los automatismos de la mente, del piloto automático en el que nos encontramos la mayor parte del tiempo y haciéndolo sin juicio, “simplemente” como observadores de nuestra experiencia directa, momento a momento. 

MINDFULNESS EN EL DEPORTE. 

Es evidente que en el contexto de la actividad física y el deporte, tanto a nivel amateur, como especialmente para los atletas y deportistas de alto nivel, uno de los objetivos fundamentales, aparte de la obtención del bienestar corporal y mental, es el incremento y optimización del rendimiento deportivo.  Por tanto, el empleo de diferentes técnicas orientadas a la mejora de la marca personal va a comportar una gran diferencia en los resultados obtenidos. 

Una de las consecuencias más importantes de la práctica de esta técnica es el autoconocimiento. En el deporte de alto rendimiento o a nivel amateur, el deportista tiene que ser capaz de ser consciente de sus propios pensamientos, emociones y sensaciones físicas para poder ejercer alguna acción sobre ellos. Durante la práctica deportiva, tanto en entrenamientos como en competición, el deportista puede ser consciente de cada movimiento que realiza, de cada pisada, de cada brazada, de cada golpe e incluso de su propia respiración. Esto no sólo va a permitir que disfrute más del deporte, sino que va a generarle un constante informe global de su estado actual.

Entrenamos y adiestramos nuestra mente para desarrollar 3 habilidades o destrezas: 

  1. Atención focalizada, 
  2. Atención de campo abierto. 
  3. Amabilidad.

BENEFICIOS.

Con entrenamiento en Mindfulness se consigue una mayor serenidad y una mayor habilidad para regular las propias emociones, alcanzando un auténtico y centrado equilibrio personal, una fortaleza consciente que te va a permitir afrontar con garantías los desafíos del momento presente en tiempos de exigencias.

Mindfulness no se enfoca en las dificultades mismas, sino en cómo nos relacionamos con ellas, siendo ahí donde reside su potencial y capacidad de mejora y transformación.

Pero ¿qué pasa con la capacidad de recuperación y resistencia a la presión o estrés (resiliencia) o del rendimiento sostenible? 

Una amplia gama de estudios recientes ha demostrado los beneficios específicos de la atención plena:

  • Mejora la atención mental y la concentración.
  • Mejora la capacidad de aprendizaje y la memoria.
  • Mejora la creatividad y la gestión del tiempo.
  • Reduce el estrés y la presión mental, minimizando el riesgo psicosocial y su impacto en el cuerpo.
  • Prevención de lesiones deportivas.
  • Respuestas más ponderadas en situaciones de crisis desde una perspectiva más amplia. 
  • Mayor resiliencia y mejor comunicación de equipo.
  • Equilibrio emocional, mejorando la gestión de las emociones y reduciendo el “miedo”.

“Con la práctica de Mindfulness en el deporte, conseguiremos llegar al “estado de FLOW” al sincronizar cuerpo, mente y corazón, convirtiéndonos en nuestra propia práctica deportiva”. (Fernando Déniz Guerra)

Fernando Déniz Guerra. 

Profesor certificado internacional de Mindfulness y Compassion. 

Director del proyecto: Mindfulness en el deporte. 

Delegado en Canarias de Mindfulness Canarias Compassion.